Consenso de tratamiento en el cáncer de próstata

Consenso de tratamiento en el cáncer de próstata de la Amerincan Society for Radiation Oncology (ASTRO) y la American Urology Association (AUA)

Hoy en día el tratamiento del cáncer de próstata tiene solo dos posibilidades con resultados contrastados y con nivel de evidencia científica: el tratamiento quirúrgico (prostatectomía) o el tratamiento con irradiación de intensidad modulada guiada por imagen (IMRT-IGRT). Existen determinadas ocasiones en las que se ha preferido la cirugía y que esta no es suficiente para curar al paciente y  precisa ser complementada con un tratamiento de radioterapia tanto de manera adyuvante (a continuación de la cirugía) o, en otras ocasiones, como rescate si se produce un fracaso de la cirugía pasados meses o años de la misma.

Existía cierto grado de controversia sobre cuando se debía realizar el tratamiento complementario con radioterapia si se había elegido la cirugía como primera opción. Ante esta situación se ha llegado a un punto de consenso entre la Sociedad Americana de Oncología Radioterápica y la Asociación de Urología Americana y se han publicado las líneas guía de las indicaciones del tratamiento combinado de cirugía y radioterapia.

La radioterapia, que siempre debe realizarse basada en técnicas de intensidad modulada (IMRT) o de arcoterapia volumétrica modulada (V-MAT) y en ambos casos guiada por imagen (IGRT) puede estar indicada:

  1. Como tratamiento adyuvante (en las semanas siguientes a la cirugía) cuando en el estudio anatomopatológico de la pieza quirúrgica se ha encontrado:
    1. Afectación de las vesículas seminales.
    2. Borde quirúrgico afecto.
    3. Extensión extraprostática de la enfermedad.
    En estos pacientes se ha demostrado, con nivel de evidencia A, que la radioterapia  reduce el riesgo de progresión bioquímica (elevación de la cifra de PSA), disminuye la incidencia de recidiva local y de progresión a distancia de la enfermedad. En alguno de los estudios valorados para este consenso, la radioterapia, también ha demostrado tener impacto en la disminución de aparición de metástasis a distancia y en la supervivencia de los pacientes.
  2. Como tratamiento de rescate tras una progresión bioquímica (elevación de la cifra de PSA mayor de 0,2 ng/ml con una segunda determinación de confirmación) o cuando se demuestra recidiva de la enfermedad.

    En esta situación es importante determinar si se trata de una recidiva local o a distancia para valorar el tratamiento más adecuado

    En estos casos la radioterapia es capaz de disminuir el riesgo de recurrencia local en un 90 % y de recidiva a distancia en un 75 %, retrasando la necesidad del uso de tratamientos de deprivación androgénica.

    Los expertos de la FACC recomiendan.- Seguir las líneas guía de consenso publicadas por la ASTRO y la AUA y que ante un diagnóstico de carcinoma de próstata el paciente sea valorado por un equipo multidisciplinar que incluya especialistas en urología y en oncología radioterápica.

Para más información:

Int J Radiation Oncol Biol Phys, Vol. 86, No. 5, pp. 822e828, 2013

www.itacc.es